Bici impresa en 3D con fibra de carbono

La fibra de carbono es un material difícil de trabajar. No solo porque sea caro sino porque es delicado. Sus filamentos permiten diseños limitados, con lo que normalmente hay que fragmentar las estructuras en un sinfín de piezas. Es lo que ocurre en la fabricación de bicicletas.

Para este tipo de vehículos el material se presenta como una opción premium, de alta calidad. Es ligero, pero también resistente y fuerte. La fibra de carbono es capaz de aguantar el peso de una persona y la fuerza derivada de su pedaleo con muy poco peso. Sin embargo, fabricar bicicletas con este material es un proceso complicado. Algunas de las estructuras que se producen hoy en día llegan a tener hasta 500 partes individuales de fibra de carbono.

Evidentemente automatizar el ensamblaje requiere una gran complejidad. Por eso este tipo de bicis se montan a mano, de forma casi artesanal. Se necesitan, además, unos conocimientos expertos para hacerlo, pues el trabajo requiere de gran precisión.

La startup de Silicon Valley Arevo ha dado un gran paso para saltarse todo esto. Esta empresa ha conseguido crear la primera bici impresa en 3D en fibra de carbonoEl logro técnico ha cristalizado en un prototipo, que la compañía espera producir en masa próximamente. Para esto ya está en conversaciones con marcas de bicicletas.

De momento la compañía ya ha conseguido algo realmente novedoso, como es el salvar la barrera de la construcción artesanal. La impresora 3D, cuya boquilla está montada sobre un brazo robótico, acumula filamentos de fibra de carbono haciéndolos girar para orientarlos hacia la creación de la estructura completa de una bicicleta.

 

Estos filamentos son continuos , en contraste con los hilos cortos que se usan para ciertas partes, como los pedales. Aquí es donde reside el mayor valor del proceso de fabricación de Arevo. Pues la construcción de impresoras 3D capaces de trabajar con fibra de carbono no es nueva. Pero la empresa ha creado su propia tecnología, mientras que la resina también es diferente.

Las posibilidades de la fibra de carbono en vehículos aún están por descubrir. O más bien, por consolidar. Cierto es que se ha teorizado y experimentado con su uso en distintos medios, como los aviones, pero la producción en masa es compleja. Sin embargo, parece que hay avances en este terreno, como demuestra esta bici impresa en 3D.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *